domingo

Instante.

La noche está increíble, la vereda del bar casi llena.
Nos vemos desde lejos, la sonrisa nos presenta, los abrigos que se abrazan, y entonces no hace falta otra mirada.
La atmósfera que se crea cuando dos cuerpos se juntan casi sin tocarse. 
El micro instante donde brotan los olores y la piel se eriza imaginando el contacto que no sucede.
Un segundo basta para que nuestros labios se respiren.
Sentados frente a frente, lo que nos une es no llegar a ser.



8 comentarios:

  1. Triste que no llegue a ser lo que promete el encuentro, entre abrigos y silencios.

    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es mejor que así sea, pero causa un poco de tristeza.
      Abrazo y lo mismo para vos.

      Eliminar
  2. Aunque no llegue a ser queda ese intante suspendido
    en el que se siente todo lo que pudo ser.
    Quizás es un comentario bastante conformista. No sé.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que desde el lado del que lo siente, tu comentario es tal cual.
      Cada uno sabe que lo conforma, no?
      Besos!

      Eliminar
  3. Conozco infinidad de casos en los que ese "no llegar" resulta mucho más interesante que el alcanzarlo...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también José y coincido que "a veces" es más interesante.
      Saludos!

      Eliminar