sábado

#9

Me enamoré de vos. 
Y me di cuenta un millón de años después.
A veces siento que mi reloj interno tiene la hora de Marte.
Por eso no coincido cuando coincidimos.
Por eso es tan tarde que duele. 
O tan temprano que asusta. 
Y huyo sin intentarlo.
Para después navegar los recuerdos.


12 comentarios:

  1. Dejar pasar los momentos, para luego echar de menos lo no vivido, curioso siempre.

    Un abrazo y feliz noche, Dana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es raro no? Lamentarse luego de no haber hecho nada. O no lo suficiente.
      Un abrazo! Acá entrando a la tarde.

      Eliminar
  2. Y así pasa la vida, entre desencuentros y falta de decisiones.
    Muy bueno, Dana, me gustó.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirella, se me ocurre cada cosa...
      Pero coincide con este tiempo.
      Besos.

      Eliminar
  3. Enamorarse y no saberlo. Que inconveniente, que tal vez perjudica a dos personas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O enamorarse y hacer como que no. Seguro a dos, a veces tres o cuatro.
      Besos.

      Eliminar
  4. Con ese reloj tu año tiene casi el doble de días... así va a ser difícil coincidir
    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que vengo de Marte? Me lo dijo mi mamá a los 4 años.
      Beso!

      Eliminar
  5. El domingo me la presentaron
    El lunes cruzar la plaza la veo venir
    Ella me mira y yo la miro también
    Y cuando ya no estaba
    Recordé que me la presentaron
    Y el miércoles ya no quiso mirarme

    ResponderEliminar
  6. Me gustó mucho el cierre del poema y aquello de navegar en los recuerdos.
    escribirlos, hacerlos versos, acaso otra forma de abordarlos.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que navegar recuerdos, a veces atravesar tormentas.
      Y a veces solo es tiempo.
      Gracias Horacio.
      Beso.

      Eliminar