jueves

Despacito.


El semáforo de la esquina no funcionaba, la avenida estaba cargadisima como todas las mañanas.
Había una chica tratando de cruzar pero no podía, subía y bajaba del cordón cada dos segundos.
Hasta que se cansó y se mandó, le cedieron el paso porque no les quedó otra, mientras ella gritaba: Dejen cruzar! A dónde van tan apurados?? A laburar van tan apurados, boludos. A laburar!!
Me quedé pensando unos minutos, me hice la distraída en el balcón, me estiré y crucé los brazos...
No quería tener apuro.


2018





6 comentarios:

  1. Es bueno el no tener apuro, sobre todo cuando las circunstancias son tan adversas. Como esa chica que trataba de cruzar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. y ella? para que se apuraba??? no es coherente je...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se apuraba, iba con una nena al colegio. Hay un colegio del otro lado de la avenida.
      Solo quería que la dejen cruzar.
      Pero puede ser incoherente también...ja!

      Eliminar
  3. Si me habrá pasado! Cuando estás como un imbécil mirando el.reloj y puteando porque el bondi no llega y estás desesperado por entrar a laburar, necesitas uno de esos cachetazos (puede ser un grito o un perro callejero tierno al sol o un jubilado que no tiene nada que hacer despierto a dos por hora) para que bajes un cambio.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente! Las veces que corrí y no estaba en juego ningún presentismo...
      Beso.

      Eliminar