martes

#8 bis

Para llegar a El Dorado desde casa, Jim Michael decidió tomar un taxi. 
Nunca tomaba taxis para ir a bailar, era un lujo. Pero bueno, me estaba dejando llevar.
Luego de atravesar la puerta, el cortinado de terciopelo y a dos musculosos pelados, entramos a uno de los lugares mas increíbles del momento. El Dorado fue el primer boliche de Buenos Aires que contrató drags. Y esa noche estaban todas al fondo, en la cocina.
Lleno de gente, calor insoportable. Humo, hermoso.
Cruzamos todo el lugar de la mano. Creo que ahí adentro estaba seguro, su novia quedaba afuera emocionalmente hablando. 
Era la cocina de una casa antigua y enorme, había 6 o 7 drags, llamativos, divos, maquillados a mas no poder. Que gritaban, bailaban, se tocaban. Era un caos lleno de brillos. Con el minishort y las medias red me sentía recién llegada de la provincia, se imaginan.
Jim Michael se acercó a uno y le habló al oído, tenía que estirarse porque medían como dos metros. Metió la mano entre sus pechos postizos y le dio algo.
Nos fuimos al salón, a lo lejos vi que el sillón Luis XV que estaba cerca de la ventana se desocupaba y arrastré al chico hasta ahí.
"Estoy agotada, me duelen las piernas." Recuerden que venía del recital de Soda en Obras. "Quedate un rato sentada que yo ya vuelvo, dijo."
Lo vi ir hacia el baño, seguramente a empolvarse la nariz.
Disfrutaba mi trono cuando a lo lejos, entre cuerpos transpirados, asomaron los rulos mas lindos del Universo. Eran como la melena del Rey León, como los pelos de Tina Turner, como: era un dios del Olimpo, MI chico, mío hasta unos meses atrás que había decidido dejarlo porque nunca lo tuve en serio.
Me vio, sonrió con la sonrisa perfecta que usaba en esas ocasiones. Se agarró de los apoyabrazos y me dio tremendo beso.
Bueno, pará Dana, tanto? Preguntarán. Sí, tengo mas testigos que, así como pueden afirmar el parecido de Jim Michael a Jim y a Michael, afirmarán sin dudarlo que era -sigue siendo- uno de los hombres mas lindo del mundo.
La secuencia que continúa no me enorgullece, me sentí mal un tiempo, un par de horas, bueno un ratito.
Rulos me siguió besando y yo sin pensar.
Llegó Jim Michael, se paró detrás de Rulos que le sonrió y lo saludó como si nada.
"Está conmigo." "Ella?""Sí, quién va a ser."
Rulos me miró y dijo "Nos vamos de acá?" "Sí, dale."
"Te vas a ir con él? Viniste conmigo!"
El, Rulos, decidió ir a buscar el auto sin esperar mi respuesta porque Rulos estaba muy seguro de si mismo.
Jim Michael salió de El dorado con la cara por el piso, se sentó en la vereda. Me acerqué y le dije que no era para tanto, que tenía novia. Me contestó que eso no se hacía, que si iba con el me iba con el.
"Qué? No, dije, no es así. Tenes toda la onda, sos muy lindo pero me voy."
Y Rulos frenó en la puerta.
Cuando el auto arrancó, miré para atrás. Jim Michael seguía sentado en el piso con la cabeza entre las piernas. Pensé que era un bajón, que me había acompañado a casa, me había invitado a salir y que había pagado un taxi, me merecía un castigo. Hasta que escuché: "Vamos para casa?" y me olvidé de todo.
Al hombre mezcla perfecta lo vi una vez más en una fiesta, me ignoró completamente. Lo bien que hizo.
Rulos siguió en la suya, como siempre.
Y yo me enamoré de otro flaco de pelo largo enrulado, vecino del Rey León, que competía cuerpo a cuerpo con éste por las conquistas. 
Claro que sí, me metía en otro quilombo.


1992

Para entender algunos detalles pueden leer #8
Aunque acá no se obliga a nadie.



16 comentarios:

  1. Pero qué lindas épocas, uno se sentía mal un segundo y el resto era pasarlo bien.
    Besote, linda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era lo mismo que enamorarte! Una semana amabas a uno...la otra a otro...y así.
      Besote!!

      Eliminar
  2. Rulos...cierto sigue siendo el mas lindo del universo

    ResponderEliminar
  3. "hubo un tiempo en que fui hermoso..."
    je, se viene el comentario machista, usted sabrá detectar el humor... o no:
    en esa época cambiábamos de hembra como de remera...
    bueno, tampoco es que las laváramos mucho...
    pero festejo tu sentido de propiedad sobre tu propia persona...
    aunque yo hubiera quedado trompudito cual jim michael
    (o contento cual rulos, depende del lugar que me hubiese tocado!)
    abrazo!!

    ps: a los 16 me rapé los rulos... (y mi propio hermano no me abría la puerta de casa)
    psii: si ahora me dejo los rulos parezco crosty el payaso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humor detectado!
      Yo también cambiaba de "macho?" como de...bueno. No se usaba mucho tener novio, al menos el mismo mucho tiempo. Mi hermana era (es) la seria, conservadora.
      Jaja Crosty el payaso es lo mas. Yo le abriría la puerta.
      Abrazo, disfrute el este.

      Eliminar
    2. prefiero que me abras la puerta por mi humor inteligente que por mi aspecto de payaso!!!
      :P

      (que problemita de ego tiene este tipo...)

      Eliminar
    3. Yo que vos me analizo.
      Y te cuento que ya estas adentro.

      Eliminar
    4. ya me analicé
      y dejé el análisis cuando la psi se quiso meter en mi cama, je
      al final me sentí estafado!
      (que primero me cobrara y después me usara...)

      Eliminar
    5. Pero hay muchas psi!
      Yo probé 8 antes de la "elegida".
      Igual era un chascarrillo.
      Por el ego y eso de andar disfrazado.

      Eliminar
    6. es que soy un manipulador innato, je.
      y a mi mi ego no me molesta, eh?

      Eliminar
    7. Entonces (que problemita de ego tiene este tipo...) lo diría yo?

      Eliminar
  4. todos esos recuerdos son lindos, uno los transforma en lindos a la fuerza incluso... odiaba ir a bailar, no era lo mío, no me sentía yo obligado a insistir o buscar tipo cacería...

    comiste rico de joven eh! jaja... para eso es la vida, para disfrutarla.... besos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja me mataste con la ultima parte!
      Comí rico, como rico. Si, para mi esta muy bien eso de disfrutar.
      Todos tenemos etapas, a mi se me paso lo de ir a bailar a los 22.
      Ademas trabajaba en boliche, ya no quería saber nada.
      Besos!

      Eliminar
  5. Qué bueno que no te privaras de nada a esa edad, que te sintieras libre.
    Esos enamoramientos que duran poco son divertidos, no hay sufrimiento.
    Un gran abrazo, Dana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran divertidos para todos menos para mi madre. Escribía el elastico de la cama de mi hermana, cama cucheta, con los nombres de los chicos del momento. Jaja!
      Otro para vos bella! Me encanta la historia que estas armando con Piera.
      Beso

      Eliminar