lunes

#6

Me encanta bailar. Sepanlo por si me quieren invitar.
Paladium era mi segundo hogar, tenía menos de veinte y piernas de metro y algo. La música me volvía loca y no era tímida. Sigo igual. 
Para los que no conocieron El Templo era un galpón con escenario, medio piso arriba donde funcionaba el VIP y balcones laterales con gradas. Abajo, la pista encerrada entre tarimas. La barra en el centro justo cuando entrabas. 
Quedaba en Retiro sobre la calle Reconquista, hoy hotel cinco estrellas.
Ahí tomé el frozen mas rico de la historia...si pudiera recordar tu nombre barman.
Una noche con minishort y medias red, agitaba sobre la tarima mientras las luces me acompañaban (genio Luis). Un chico me pedía que baje una, dos, cinco veces hasta que se le ocurrió agarrarse de mi pierna y tirar, casi me caigo, casi porque mi guardaespaldas intervino a tiempo.
El Pelado con un pequeño empujón corrió al muchacho tres metros y se puso atrás mío con los brazos cruzados. Nuestro amor no llegó a concretarse porque éramos muy famosos ahí, no estaba bien visto. Ja!
Ojalá sigas buceando mares Néstor.
Dicen que esa historia inspiró a Mick Jackson y en Hollywood lo mas parecido a mi que encontraron fue Whitney Houston.


1988



10 comentarios:

  1. Bailar es tan lindo, qué bueno que te soltaras, no fueras tímida y así lo pudiste disfrutar.
    Gratos recuerdos, Dana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tanto la música Mirella! No puedo estar sin ella y moverme es inevitable.
      Me hace muy bien escribir todo esto, no estuvo tan mal mi adolescencia.
      Otro abrazo para vos.

      Eliminar
  2. Dana, leerte y encontrar estos pedacitos de memorias que vas dejando es como ir encontrando un rompecabezas hecho de espejitos. Gracias :)

    Y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lindo! Gracias, muchas gracias a vos.
      Me encantan los recuerdos, todos.
      Beso!
      :)

      Eliminar
  3. excelentes fragmentos.
    pedacitos de vida.

    ResponderEliminar
  4. Sufría en los boliches... Esa cacería me molestaba, no tenía carácter para eso...

    Bailo en casa, cuando escucho música que la provoca... Y no me molesta hacer el ridículo ja...

    Me encanta tu blog! (voy por la segunda entrada jaja) pero parece tan personal como el mío... Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Bailar, creo que bailamos para uno no? Después que miren...ja!
      Ahora voy para tu blog.

      Eliminar
  5. Lo llegué a visualizar. El episodio que contás podría ser una historieta de un par de páginas. Sólo que en la historieta el amor sí se concretaría.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de unas hojas llenas de desencuentros, los dos terminarían enamorados?
      Que genial!

      Eliminar