lunes

#4

En la era de los teléfonos fijos y las conversaciones sin emoticones, conocer gente en la calle era normal. Una vez caminaba con una amiga por Avenida Santa Fe,  ella pasaba parte de las vacaciones en casa y me avisaba por carta cuando iba a venir. Se quedaba una o dos semanas, no dependía de nada. 
Mirando vidrieras fue que conocimos a tres chicos, nos siguieron, pegamos onda y nos pasamos los datos necesarios: vivo en tal lado y paramos en tal plaza. 
Nos juntamos un par de veces. La última fue en un departamento de Recoleta, jugábamos cartas por prendas de ropa, las chicas ganábamos por paliza. Ellos estaban a punto de quedarse en calzones, cuando nos descubrió la empleada. 
Fin de la cita.


1989



7 comentarios:

  1. Y qué hermosa época aquella de las cartas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cómo se extraña.
      Ya no hay tiempo para escribirlas ni para leerlas, parece.
      Una pena.

      Eliminar
  2. La reflexión es que estaban buenas ambas no? 😁

    Y mis emoticones son mi marca acá (ponele)... Es que lo hago del teléfono y están tan a mano.... 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La reflexión es acertada.
      Me encanta la catarata de comentarios que me dejaste...incluidos los emoticones!
      No importa por que lo haces, seguí así!

      Eliminar