martes

Las cosas que perdimos en el fuego. Mariana Enríquez





Si bien el género no me gusta, el terror -seamos sinceros- nos intriga a todos. Aunque sea leyendo el título de una noticia de la sección de policiales. Aunque luego pongamos cara de asco y cerremos la nota. Aunque nos preguntemos "por qué leí esto si se que es un espanto?".
El espanto está cada día, cada hora, cerca. Es cotidiano, es intimo, es familiar.
Entonces está bueno sacar del encasillamiento porque el terror está a la vuelta de la esquina. Y Mariana Enríquez nos lo cuenta con lujo de detalles.
No pude evitar la cara de impresión con algunos cuentos, o pensar 'Ay! Por Dios'. La verdad es que uno atrás de otro te moviliza, te empacha el morbo.
Podría decir que no me gustó tanta repulsión pero no es así. Este libro me duró días, no pude dejar un cuento por la mitad. Una hoja mas y listo, nunca funcionó.
Pero me gustó porque las historias no terminan de manera convencional, te deja pensando. Te quedas con ganas, confusa, imaginando varias opciones. Y a mi me encanta eso.
No hay finales felices ni de los otros.
Hay escenas cotidianas, hay situaciones que vemos a cada rato aunque nos hagamos los desentendidos. Enríquez lo junta todo, lo asqueroso, tenebroso, la pobreza, miseria, maltrato, violencia, depresión, cero autoestima, flagelo, locura, fantasmas, casas abandonadas, adictos, videntes, deformados, travestis, pobres y putas. Ricos, chetos y raros.
Te lo junta todo y te hace 12 cuentos que wowwww!, no te dejan impasible.
La vida misma gente! Esa vida que a veces no miramos, que pasamos por alto.
Así que género de terror, no se. Sí hay suspenso, hay intriga, sí es policial, de amor, gracioso de a ratitos. Un humor raro igual. Y asco del bueno.

Lo cómico es como llegué a este título, resulta que cumplí años y los que me conocen saben que el regalo para mi es un libro o un cuaderno. Soy simple.
Fui a la librería a cambiar uno que tenía repetido y por todos lados me aparecía Las cosas que perdimos en el fuego. Ya había leído a la autora, Como desaparecer completamente y la tenía de unas notas en el diario, también.
No se si era estrategia de marketing o me perseguía, vaya uno a saber, la cuestión es que cada vez que miraba un título al lado estaba éste.
Entonces me lo llevé, porque tanto insistir...
El libro repetido?  Autobiografía de un yogui, osea. Nada que ver!!
Soy amplia de gustos.

Lo leyeron, leerían o ni en pedo?
Feliz última semana del año, que empiecen el 2017 de puta madre.

5 comentarios:

  1. Querida Dana, qué alegría verte por aquí, te había perdido la pista!

    Yo misma no soy muy amante del género del terror, pero el terror de todos los días es algo con lo que en definitiva me atrevo. Probablemente en este año que viene ocupado, la brevedad del cuento me siente. Por cierto que por estos días leí La biblioteca secreta de Murakami. Cortísimo y buenísimo! La próxima semana coloco la reseña.

    Besos, que los buenos deseos se te multipliquen para el 2017 :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, decidí empezar de nuevo. Las cosas se ven mejor a la distancia y la verdad es que ya no tenía mucho por decir en el cuaderno.
      Murakami es mi próximo libro, tengo dos pendientes.
      Ese no lo leí así que espero tu reseña!!
      Beso enorme Taty, linda.

      Eliminar